Nuestros alumnos se hacen personas virtuosas, reflexivas y receptivas. El alumno agustiniano es un individuo que goza de la riqueza de ser una persona libre y formada, consciente de la importancia de practicar la generosidad y saber vivir en sana convivencia.

Perfil del Alumno Agustiniano Abierto a la trascendencia Sincero y transparente Humano y comprensivo Humilde y receptivo Equilibrado y moderado Atento y disponible Interiorizado y reflexivo Libre y responsable Esforzado y estudioso Amigable y comunitario
alumnos